El chico que no tenía ébola (escrito el 30 de octubre de 2014)

Llevo un poco de retraso en las colaboraciones con El Diario de Murcia y en pasarlas al blog (estoy hecha un desastre), pero quiero seguir haciéndolo para no tener esto abandonado. Así que aquí va lo que escribí en octubre, después de una mañana de trabajo en la Arrixaca siguiendo un caso de posible ébola en Murcia. Después ha habido unos cuantos más, afortunadamente con el mismo resultado, en realidad sólo eran paludismo.

Esta semana hemos vivido en Murcia un posible caso de ébola. Se trata de un joven de  Mali, un país en el que no hay brote (tan sólo un caso aislado de una niña), pero él se presentó ante el SUAP de Jumilla con fiebre y vómitos y decidieron activar el protocolo, por si acaso. “En estas cosas más vale pasarse de prevención”, explicaba la consejera de Sanidad. En Jumilla aislaron al paciente con los medios disponibles y esperaron a la ambulancia preparada con una cápsula especial. Lo llevaron a Hospital General Universitario Virgen de la Arrixaca de Murcia, que es el centro de referencia, y lo ingresaron en una habitación también aislada desalojando la planta séptima. Se ha seguido el protocolo al pie de la letra, “desde los sanitarios de Jumilla hasta las enfermeras que se han encargado de cuidarle, y nos han hecho sentirnos seguros en todo momento”, según el coordinador en Murcia, el doctor Herrero.

Al final sólo tenía malaria, lo que aquí se ha llamado siempre paludismo, una enfermedad que era endémica en la Región hasta hace cuatro días. Pero le decimos malaria y nos suena a algo que padecen sólo los africanos y que no nos preocupa porque no es contagioso. Puede ser mortal, pero únicamente si eres unpobre niño africano y desnutrido, no para los europeos que estamos fuertes y tenemos tratamientos. Mientras espero en la Arrixaca a que me atienda el doctor Herrero veo entrar a un paciente con mascarilla, no sé si para protegerse del ébola o porque falta poco para Halloween.

ebola

Hablo también con el doctor Segovia, especialista en enfermedades infecciosas. Lo que a él le preocupa es que con tanta obsesión por no contagiarse, los sanitarios no quieran tocar a nadie sospechoso si les queda al aire aunque sea un pedacito de piel. “Hay pacientes que necesitan que les atiendas rápido: unos guantes, unas gafas y ya. No pueden esperar a que te coloques todo”.  No me lo dice, pero supongo que también hay miedo a que si te equivocas en una sola cosa del protocolo, las autoridades puedan echarte la culpa de tu propio contagio.

Esa mañana del miércoles, la consejera de Sanidad clausura unas jornadas de Cruz Roja y voy allí a esperarla.  Cuenta una de las ponentes que ya empiezan a notar “la discriminación por ébola”. Gente que tiene miedo de contratar o de coincidir con cualquier negro africano y pobre, por si “les pega algo”. Llega la consejera y explica que activaron el protocolo porque el chico tenía fiebre, pero sobre todo “porque no hablaba el idioma y no podían entender todos los detalles de cómo se sentía o si había tenido contacto con enfermos de ébola”.

Pocas horas después, los análisis confirman que el chico no tiene nada contagioso. Se desactiva el protocolo y lo bajan a una planta normal, pero un motín de familiares y pacientes obliga al hospital a volver a ponerle aislado en la séptima. Como ya no es un caso de salud pública, no hay parte diario. El jueves en el periódico impreso más leído en Murcia, ya ni siquiera sale en portada. El chico es pobre, negro, africano, no entiende el idioma y está enfermo de malaria, pero ya no interesa, porque lo que no tiene, es ébola.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s