Comentario de un texto de ABC: los de izquierdas sólo tienen amoríos

El diario ABC se descuelga a veces con noticias que me dejan sin habla, pero esta que traigo hoy, es impagable. Lo tiene todo y me gustaría analizarla párrafo a párrafo. Antes de empezar, ignoro si en el diario impreso la noticia aparece diferenciada como “columna de opinión”, desde luego en la versión digital nada la diferencia (tipográficamente ni de ninguna otra manera) de las noticias de actualidad del resto del periódico. Así que el lector confiado, lo toma como una noticia.  Es esta:

 

ABC

Ya el titular es extraño: El Romeo y Julieta de la izquierda española.  ¿No debería ser “los Romeo y Julieta”?, ¿no están mal ese tipo de comillas en este contexto?, ¿no van los títulos de las obras en cursiva?  En fin, eso no lo tengo muy claro, pero es lo de menos.   Porque en la siguiente frase, ya empieza a opinar: “viven su amorío al margen de las disputas de sus partidos”.  Está claro que los de izquierdas no tienen romances, ni amores verdaderos…  lo suyo no puede pasar de ligoteo.  Lo he buscado en la RAE y amorío significa: “relación amorosa que se considera superficial y pasajera”.  Lo que yo te diga.

Sigamos desmenuzando:

  • “Él es el orfidal de los tertulianos; ella, la chansonniere de la vehemencia. Juntos, de la mano, y solo por hacer un ejercicio de imaginación, se les podría ver comprando en cualquier Lidl situado a medio camino entre Puente de Vallecas y Rivas Vaciamadrid, sede de sus respectivos domicilios”.

“El orfidal de los tertulianos”, es decir, el que aburre a las ovejas.  “La chansonniere de la vehemencia”, como no sé francés, lo he buscado, y significa cancionero. Lo que no entiendo es qué carajo quiere decir “cancionero de la vehemencia”, pero es porque soy corta de naturaleza.  Lo del Lidl supongo que es por mencionar un sitio con poco glamour, está claro que soy una malpensada.

  • “Eran tiempos en los que podían pasear su amor after-cortes a los cuatro vientos, porque compartían casa política común: él como asesor de campañas de IU y ella como diputada en la Asamblea de Madrid… Pero el gozoso ars amandi de Pablo Manuel Iglesias Turrión –ni una gota de ADN común con el fundador del PSOE– y Tania Sánchez Melero se ha visto condenado a la clandestinidad”.

Lo de “amor after-cortes” me ha llegado a la patata, que es como decimos las chonis que “me ha tocado el corazón”.  Supongo que quiere decir que se enamoraron en el congreso, pero “after-cortes” definitivamente es mucho más molón.  Y para compensar la concesión a lo moderno y chabacano, aparece un latinajo: “ars amandi” que (por supuesto, también lo he buscado porque el latín lo tengo muy olvidado) significa “arte de amar”.  Es decir, que lo que este señor o señora (no tengo claro quien ha escrito este incunable) quiere que entendamos, es que, mientras eran del mismo partido, podían pasear su amor, pero ahora que él es impulsor de Podemos, se les ha acabado la felicidad y su amor “se ha visto condenado a la clandestinidad”.  Y “clandestino” es algo “secreto, oculto, y especialmente hecho o dicho secretamente por temor a la ley o para eludirla”.  O sea, que serán muy de izquierdas, pero si sus partidos se enteran de que siguen juntos: se la cargan. 

Por lo menos eso es lo que piensa el autor o autora, porque fuente, a estas alturas, aún no ha citado ni una.  Y, prepárense, porque sigue con alta literatura.

  • “Sin que nadie se lo haya pedido, pero sabedores de que no es país para amores de izquierdas enfrentadas, se han visto obligados a minimizar su romance cual pantalla de windows y vivir su pasión por las esquinas de sus respectivas formaciones. Desde la plataforma electoral Podemos, él; quietecita en IU, ella. Cada día más hipster el docente politólogo «novecientoseurista» y con cuidado look setentero la diplomada en Educación Social. Por seguir imaginando, los intuyo debatiéndose entre dos partes equidistantes como el asno de Buridán, intentando no decantarse entre su fidelidad de pareja y la lealtad a sus respectivos programas, siempre cuidando de que no haya ni una espita de transfuguismo de ideas mientras preparan el pollo en pepitoria”.

Reconozco que lo de “se han visto obligados a minimizar su romance cual pantalla de windows” me gusta.  Es una metáfora muy visual y poco usada, culta a la vez que cercana, ahí le has dado, autor.  Y, por supuesto, hablando de gente de izquierdas y además, barbudo, tiene que aparecer la palabra hipster por algún lado, ya estaba tardando.  El resto del párrafo, se comenta solito.

Y termina así:

abc2

Lo que pasa es que yo ya me he cansado de hacer comentario de texto. Hay una cosa que me queda clara y es que esta pareja le cae fatal a A.L. Jiménez que es “el” o “la” periodista que firma esto tan bonito que no sé si llamarlo artículo, columna o relato corto. Y, además, les desea lo peor: un final como el de Romeo y Julieta.

 

 

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s