Historias de una madrugadora extrema

Todos los días laborables me suena el despertador a las 6:00. En realidad son las 5:50, pero llevo el móvil adelantado para engañarme a mí misma (seguro que no soy la única que hace esto) y no asustarme cuando abro el ojo. Hay dos tipos de personas con esto de los madrugones: los que apagan el despertador, abren los ojos y están completamente despiertos y los que remolonean, se pelean con las sábanas y además, tardan horas en reaccionar de verdad. Yo soy del primer tipo. De hecho, rindo mucho en las primeras horas de la mañana y luego me voy apagando poco a poco. A las diez de la noche no digo nada inteligente (antes tampoco, pero tengo más capacidad para disimular).

Desde hace más o menos diez años , en Onda Regional (ellos sabrán por qué) han decidido que haga el programa en agosto y yo vengo todos los días desde Rebate para que mi familia no sufra los calores de la ciudad de Murcia. Yo no soy lo que se dice “una chica de campo”, pero hago lo que puedo.

Rebate

El búho real

Este verano me están pasando cosas raras o es que yo he aprendido a mirar mejor. Es muy normal que una madrugadora extrema se cruce con más conejitos (entiéndase como cachorros de conejo) que con personas y he tenido que frenar varias veces para no llevarme un mochuelo por delante. Pero hace unos días casi me estampo con un búho real y aún estoy impresionada. Debía tener como metro y medio de envergadura y estaría de retirada para descansar, supongo que le asusté. Estuvo más o menos un minuto volando delante de mí (yo iba muy despacito) y se fue. Mágico. Si yo fuera algo más mística, diría que recibí una señal de algo, pero que aún no la he sabido interpretar.

Los guardias civiles de tráfico

Tengo un par de manías confesables: voy huyendo de las chicas que pretenden echarte perfume en El Corte Inglés, y sin embargo, no soporto que no lo intenten. A ver si me explico. Me da rabia porque a veces te agobian y además, yo estornudo con muchos de los perfumes que quieren que pruebe. Pero si no se me acercan me quedo preocupada: ¿no soy su público objetivo? ¿Por qué? ¿Soy ya muy mayor? ¿Tengo pinta de no echarme perfume? ¿De no poder pagarlo? En fin, esas reflexiones de altura. Y con los guardias civiles de tráfico me pasa igual. Es la segunda vez que un puente de agosto me los encuentro haciendo controles de alcoholemia a las seis y media de la mañana. Hace dos años me pararon, vieron mi cara de sueño sin maquillar y las dos sillas para niños en el asiento trasero y me dejaron marchar. Esta vez ni siquiera se han molestado en pararme.  Y me dieron ganas de gritar: ¿¡es que no tengo pinta de venir de marcha!? Pero me callé, afortunadamente.

El mendigo que no es

Este otro encuentro de madrugadora extrema lo tengo todos los días. Justo antes de entrar a la ciudad, en el semáforo anterior a Eroski, hay siempre un chico de color (de color negro, vaya) joven, con gorro de lana en la cabeza. Se acerca a algunos coches y se vuelve a su semáforo. Cuando regreso a mediodía, en ese mismo sitio a veces hay otro chico diferente, también negro y hartándose de calor.
Creía que eran mendigos y que a mí no me pedían dinero porque no había coincidido entre los primeros coches del semáforo. Hasta que esta semana me he parado la primera, el chico me ha mirado a mí, ha mirado al coche de al lado y no se ha movido. Las conductoras éramos dos mujeres. Y yo, que soy muy pava pero no tonta del todo, he caído: no es un mendigo y nosotras no le interesamos como clientes. Sólo se acerca a hombres solos. Desde que me he dado cuenta de que seguramente es un chapero, me preocupa no encontrármelo una mañana.

MurciaVacia1

Todavía me queda más de una semana de repetir el recorrido todos los días, así que a lo mejor tengo otras historias o descubro qué significa el encuentro con el búho o me encaro con los guardias civiles o le pregunto al chapero si está bien. O quizá no.

Por cierto, la foto de Murcia vacía es de Antonio Carrión.  La de Rebate es de su página web

Anuncios

3 Respuestas a “Historias de una madrugadora extrema

  1. Pingback: Los caminadores mañaneros | Marta Ferrero·

  2. Pingback: #MeHagoMayor | Marta Ferrero·

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s