Había una vez un país

De un colegio de Librilla

De un colegio de Librilla

Me ha costado mucho tiempo darme cuenta de que cada uno vive en un mundo diferente, es algo que la mayoría de las personas no nota, así que considero que es un signo de madurez que tiene mucho mérito.

Yo me construí un país en el que uno es capaz de estudiar la carrera que quiera siempre que saque las notas suficientes. Si tus padres no pueden pagar para que estudies fuera, el estado te da una beca (luego te la quita porque a tu madre se le ha ocurrido casarse, pero esa es otra historia). Además tienes un hermano que colabora y vives en un Colegio Mayor en el que te dejan trabajar y gracias a eso, sin ser millonaria, acabas terminando la carrera de periodismo fuera de casa.

En mi país, terminas la carrera y te dan unas prácticas en las que te pagan y además aprendes, no te cogen para que sustituyas a un trabajador de verdad ni para que lleves los cafés. Haces la carrera de tus sueños y no estás ni un día en paro. A veces, incluso tienes más de un empleo al mismo tiempo.  Sé que es raro mi país, pero os juro que fue así.

No puedo hablar por todos mis compañeros (recuerden que cada uno tiene su propio mundo), pero a mí me enseñaron en el trabajo que la radio es un servicio público y que lo principal es el oyente.  Nunca me han dicho si hay algo que TENGO o que NO PUEDO decir.  Cuando llevaba unos meses trabajando, Enrique Ferrer me dijo tres cosas fundamentales: recuerda que esta radio es regional (no pienses que hablas desde Murcia y para Murcia), nunca digas palabrotas en el estudio ni con un micro delante (porque los carga el diablo y no sabes cuándo pueden abrirse) y no te preocupes porque a ser buen profesional se aprende, a ser buena persona, no (quería decir que yo era buena persona y que lo demás ya lo aprendería, Enrique tiene esa manera de hablar).

En mi país nadie ve Gran Hermano y nos encanta leer, incluso a los niños. Los colegios públicos funcionan y hay personas que deciden pagar un seguro médico porque así podrán tener una segunda opinión, o para llevar a los niños al pediatra por las tardes, no porque no se fíen de la Seguridad Social o porque tarden meses en darte cita para algo importante.  Sé que es raro mi país, pero os juro que fue así.

Los empresarios que yo conozco pagan sus impuestos y se preocupan si tienen que despedir a alguien. No siempre hay beneficios, así que no se pueden cobrar todo su sueldo, pero pagan a sus empleados. Y se indignan cuando la burocracia les pone problemas imposibles de resolver. Vivo en un país con un montón de padres preocupados por sus hijos, capaces de dejar un trabajo y cambiar de provincia porque podrán pasar más tiempo con ellos. Que hacen los deberes por las tardes y que se recorren toda Murcia para que cada hijo haga la actividad extraescolar que más le gusta. Conocí a alguien capaz de cruzar España entera para darle una pequeña oportunidad a su hijo enfermo, aunque ella se apagara en ese viaje.

Mi país no era perfecto, pero a mí me gustaba, ahora todo está cambiando. Hay servidores públicos a los que se le olvidó hace tiempo que lo son, o a lo peor es que no han sabido nunca lo que eso significa.  Tengo a veces que encontrarme con personas que creen que las subvenciones son pérdidas y que la educación, la sanidad o la policía deberían dar beneficios, personas que no saben decir en voz alta “servicio público” porque creen que les caerá un rayo o le saldrán llagas en la boca.  Gente que cree que quien no trabaja es porque no quiere y esto está lleno de gandules, y sobra mucha gente, pero nunca yo, que soy el que gestiono todo y lo voy a hacer por dos duros o ganando perras.

Cuando me imagino cómo será el país en el que me jubile, me acuerdo del gran Mariano Velázquez y me dan tentaciones de pensar: UNA MIERDA.  Se me caen las paredes del mundo en el que vivía.  Pero una es como es y a estas alturas no voy a cambiar. Soy una optimista sin remedio, así que no se preocupe nadie porque este país mío ya no exista: me haré otro.

Anuncios

2 Respuestas a “Había una vez un país

  1. Pingback: Había una vez un país·

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s