Los maestros que sí saben de gallinas

Conozco a muchos maestros. Voy a hablaros de algunos.

Hay una que se llama Faustina y da clase de infantil. En el aula tiene 26 alumnos, dos de ellos sordos, así que a todos les habla en lengua de signos. Un día se dio cuenta de que uno de sus alumnos no sonreía, era como tener a un adulto entre críos de 4 años. Preguntó a los padres y lo llevó al orientador, a pesar de que sus compañeros le decían que era demasiado pequeño como para detectar un problema. Además, hizo un curso específico para ayudar a ese niño. Y consiguió que acudiera feliz al colegio. Faustina no es una profesora joven e ingenua que piensa que aún puede arreglar ella sola un sistema educativo que no funciona.  Faustina es abuela y lleva muchos años haciendo todo lo que puede por sus alumnos, sean como sean.  Trabaja en Santa María de Gracia.

Desde el año 2006 hago un programa de radio que se llama ‘La Tribu Imaginaria’ y trata de animar a los niños a leer. Todos los miércoles me voy con la unidad móvil a un colegio y hablo con unos 25 niños, he ido a más de 200 colegios y he hablado con más de 8000 niños (acabo de calcularlo y me he quedado muerta).  Así he conocido a unos alumnos de La Paca, en Lorca, que me contaron quiénes eran Osiris, Ra y Amenofis como quien habla de Caperucita y el Lobo. Sus maestros habían dedicado la semana cultural a Egipto.  Y una profesora del Ranero, María,  que consigue que sus niños reciten a García Lorca o a Juan Ramón Jiménez cuando terminan infantil. Y otra enamorada del teatro, Manuela, que saca horas para montar todos los años un musical hasta con efectos especiales.  Se ha jubilado, pero sigue haciéndolo.  Trabaja en Los Álamos de Murcia.

Cieza_009

También conozco a Laura y a Eva, que han conseguido que los niños del Monte Anaor de Alguazas hablen inglés. Y a Mati y sus compañeras del Federico de Arce, que tienen un aula abierta donde conviven alumnos con necesidades especiales. He ido varias veces a ese centro y siempre me sorprende la ternura con la que te presentan a sus niños y lo bien que los entienden.

No he ido a muchos institutos. Pero hablo con Helena y con Natalia, ellas dan clase de asignaturas tecnológicas y eso les exige estar al día continuamente.  No utilizan los mismos temas año tras año, eso de lo que se suele acusar a los profesores. Y tienen que buscarse las mañas para enseñar con ordenadores que fueron lo “último” hace casi una década.

Y en la Universidad he entrevistado a muchos profesores.  Como Jose Manuel y Dani, que no sólo se empeñan en que sus estudiantes aprendan química, si no que quieren enseñarnos a todos los demás con sus blogs.  Y, como tienen poco trabajo entre investigación y clases, han creado una asociación de la que oiréis hablar enseguida y en la que, ellos sabrán por qué, me han metido.

Hay malos profesores, maestros con poca empatía y a los que no les gusta su trabajo.  Pero de esos ya se habla demasiado. De los míos, de los que conozco cada semana, no se suele hablar. De esos que se enfrentan cada día a más niños de los que deberían, cada uno con sus particularidades, con aulas que en junio, en Murcia, alcanzan los 40º C, con ordenadores que no funcionan y persianas que no suben (o no bajan), contando las fotocopias para no pasarse del presupuesto y soportando a padres que creen saber que los maestros “viven como Dios”.

Me han preguntado alguna vez si creo que con La Tribu Imaginaria animo de verdad a los alumnos a leer. Y yo les digo que no tengo ni idea, pero consigo que se escuche a niños de toda la Región, de todas las edades y economías y sé seguro, porque me lo han dicho, que animo a los profesores.  A lo mejor esto me ha salido un poco cursi, pero es que llevo una semana oyendo hablar de maestros que creen que las gallinas son mamíferos, podría haberme cabreado, pero es más mi estilo echarle azúcar.

Anuncios

8 Respuestas a “Los maestros que sí saben de gallinas

  1. Gracias por acordarte de los que cada día intentamos hacer algo bueno en un aula, desoyendo lo que opinan de nosotros buena parte de la sociedad, lo tuyo sí que son palabras de aliento.

  2. Los maestros, hace tantos años que dejé la escuela,instituto y universidad que hace tiempo que no pensaba en ellos, hasta que te haces madre y entonces tienes que empezar a hacerlo pero desde una perspectiva totalmente diferente. Y ahora me acuerdo de muchos de ellos, de los malos por supuesto, de los de inglés y mates sobre todo, el inglés será para siempre mi asignatura pendiente, pero me acuerdo mas de los buenos de aquellos por lo que quise hacerme historiadora, o química o ingeniera porque me apasionaron, aunque al final no soy ninguna de aquellas cosas.
    Si, está muy mal que los profesores no tengan cultura general (me gustaría hacerle también ese examen a los políticos a ver que pasaba), y me parece peor que tengan plaza sin aprobar examen (cosa que no ocurre en mis oposiciones y que me obligan a estar siempre estudiando y no quedarme aguantando hasta que me toque) y me parece injusto que tengan 3 meses de vacaciones y no uno como todo el mundo (aunque esto me traiga las críticas de mis amigas maestras), quizás si se invirtiera en ellos no les parecería tan horrible.En definitiva que mi hijo tendrá profesores malos, de los que espero que no utilice como excusa para no aprender (por mi inglés, las mates es que no sirvo de verdad), y tendrás profesores buenos que espero que sean la mayoría y que le ayuden a apasionarse por aprender.
    Y por último verdaderamente creo que soy yo la responsable de la educación de mi hijo y que mi hijo será responsable de lo que quiera aprender.

  3. Me alegro que existan padres como tú que valoren el trabajo que hacemos los maestros que tenemos ilusión y pasión por ofrecerle lo mejor a nuestros alumnos.

  4. Son los verdaderos héroes, Marta. Especialmente los que tratan con niños…

    Fantástico artículo

    PS.- No eres la primera persona que cree que me dedico a la docencia universitaria. Pero no es asÍ: Hace años que estoy en la empresa privada 🙂

  5. Pingback: El maestro que pintaba barquitos, Manolo Ñíguez | Marta Ferrero·

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s