Mi versión de la gente tóxica

En Expansión.com nos proponían esta mañana un titular llamativo: ‘Ocho colegas tóxicos con los que no querrás trabajar’. No es la primera vez que leo o que oigo hablar de gente tóxica y creo que es una metáfora que se entiende enseguida: personas que destilan veneno y que son capaces de contagiar su mala baba a los demás.  Compañeros, familiares o amigos que te “quitan la energía” y te hunden, a veces literalmente, en la miseria.

toxico

El artículo de Expansión propone 8, a mí se me ocurren incluso más y ellos lo centran en el entorno laboral, pero yo creo que la gente tóxica está por todas partes.  Veamos:

 1. El criticón:  vive para destacar todo lo malo en los demás, porque cree que de esa manera destaca o, simplemente, por hacer daño.  Suele ser alguien mediocre (esto lo tienen en común todos los tóxicos) que solo puede brillar si esparce porquería en los que le rodean. Los más peligrosos son los que hacen la crítica camuflándola de constructiva, de manera que aún tienes que darles las gracias.  No sólo te amargan la vida, si no que, como no saben hablar sin criticar, normalmente te avergüenzan en público.

2. El verdulero: no tiene educación, es como un crío que todo lo pide gritando y dando golpes en la mesa.  Él cree que tiene mucha personalidad, quizá hasta reconozca que tiene genio (en un ataque de autocrítica) o que es muy “pasional”.

3. El negativo: su frase favorita es “esto es una mierda” y todo le parece imposible.  Es más, cualquier situación irá a peor y es tontería buscar soluciones, porque no las hay.  Su versión más radical es el “amargao”.

4. El pelota:  su principal objetivo es quedar bien con el jefe y no le importa chafar cabezas a su paso si es necesario.  Hay quien es pelota porque le han criado así y no puede evitarlo, podrían llamarse “pelotas-sumisos”. y hay quien lo hace a conciencia para medrar: el “pelota-trepa”.  Esos son los peores.

5. El dictador: cree que siempre tiene razón y normalmente es alguien con poder.  Su frase favorita si le contradices es: “pues haber nacido jefe”.  Porque está convencido de que los jefes (y sobre todo él) siempre tienen razón.

6. El escaqueitor: su especialidad es escaquearse de los trabajos más duros o incómodos.  Algunos son muy sutiles y sólo notas su escaqueo si reflexionas en el trabajo de toda una semana, por ejemplo.  Los más espabilados no se negarán nunca a hacer una tarea si no que se ofrecen voluntarios para lo que más les gusta, eludiendo lo demás.

7. El “eso no lo pone en mi libro”:  desde pequeños conocemos a compañeros viven en permanente huelga de celo, si no saben exactamente cómo tienen que hacer algo, no lo hacen y son incapaces de tener la más mínima iniciativa o salirse de las instrucciones.

8. El ‘oveja’: ¿dónde va Vicente? pues allá va él o ella. Su principal objetivo es no destacar, jamás pensará por sí mismo porque es mucho más cómodo y menos arriesgado seguir a la mayoría.

9. El pegajoso:  es supercariñoso y anda todo el día pegado a ti.  Puede que tenga mala intención y pretenda escuchar tus buenas ideas para poder atribuírselas o puede, simplente que tenga complejo de osito de peluche.

10. El oreja-tapia: tienes que aguantarle todas las anécdotas que quiera contarte y, además, reirle las gracias.  Para corresponderte, hará como que te oye, pero no es cierto, no se entera de nada porque es mucho más divertido lo que está pensando él que cualquier cosa que puedas contarle tú.

No me he topado en el trabajo con todos estos tipos (afortunadamente) pero he oído hablar de ellos, es más, estoy segura de que todos tenemos personas alrededor que tienen una o más de estas características.  Y lo más preocupante es que me he puesto a pensar que si quiero sobrevivir en el mundo profesional debo copiar un poco de cada uno de estos mediocres. Si no soy capaz de ser un poco criticona, algo verdulera, una pizca pelota, imponerme como un dictador si tengo razón, escaquearme de vez en cuando, obedecer a pies juntillas en ocasiones, acatar lo que dice la mayoría cuando no merece la pena discutir, pegarme al que más sabe e ignorar a los palizas, no llegaré lejos.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s