Blogs que emocionan, blogs que curan

Hay un tipo de blog que me parece importante destacar y es el de aquellos que, dejando su pudor a un lado, deciden contar cómo les va una enfermedad propia o de familiares para, con su experiencia, ayudar a los demás. Son blogs que emocionan, porque no hay momento en el que uno sea más consciente de lo que tiene, que cuando peligra la salud de alguien querido.

Os voy a contar dos casos que conozco bien, las dos protagonistas tienen en común conmigo que son periodistas.  La primera es Isabel Franco, @ifranco si la queréis seguir en Twitter.

YO TAMBIÉN TENGO CÁNCER

A Isabel la conocía como se conoce a algunos corresponsales, hablas con ellos por teléfono de vez en cuando, sabes un poco de su vida, pero no la has visto nunca.  Ella trabajaba de gabinete de prensa en el Ayuntamiento de Alcantarilla y yo en la radio.  Tuvo una hija y se fue de baja maternal.  Como pasa con la gente a la que no tratas a diario, no me di cuenta de que pasaba un año e Isabel no había regresado.

yo también tengo cáncer

yo también tengo cáncer

La siguiente vez que supe de ella, la vi en la tele, estaba en una mesa de debate en la que hablaban del cáncer.  Entonces me enteré de que estaba prácticamente recuperada de una enfermedad con la que llevaba luchando más de un año, además Isabel tenía un blog por el que le habían dado un premio en 20minutos.

Una enfermedad tan grave como el cáncer hace que, inmediatamente te sientas solo.  Tu familia está contigo, pero a veces necesitas evadirte.  Recuerdo que hace años me encontré a una amiga con cáncer en un centro comercial, con su pañuelo en la cabeza y sin la sonrisa que solía estar estampada en su cara. Me dio la sensación de que la “pillaba” haciendo algo vergonzoso, pero la pobre sólo quería distanciarse del dolor de su familia, estar un rato sin ser fuerte.  Hablé poco con ella y la dejé sola. Me imagino que Isabel también sentía esa necesidad de no ser fuerte, de dejarse caer y volcar sus preocupaciones con alguien. Y encontró el alguien ideal: el ordenador.   Su blog le sirvió para desahogarse, para conocer a otras como ella y para ayudar a los que están pasando el mismo proceso y no tienen la suerte de saber escribir así de bien.

La enfermedad le ha cambiado la vida en muchos aspectos, yo no la llegué a conocer antes, pero ahora es amiga mía y hacemos juntas el programa Enreda2.0 en Onda Regional.

La otra periodista es colombiana, no la conozco, pero la admiro muchísimo, se llama Carolina.

MARTÍN, UN PROYECTO DE VIDA

Martín tuvo mala suerte en la vida nada más empezar, no conozco los detalles, pero imagino que algún problema en el parto provocó que le faltara oxígeno al cerebro durante segundos o minutos, lo suficiente para causar una lesión.  Mi sobrino tuvo la misma mala suerte, yo estaba allí y conozco todos los detalles.

Martin

Esperas un momento de alegría y, de pronto, acabas en la UCI de neonatos mirando a un pobre bebé luchar por su vida. Es terrible y te sientes muy sola.  Antes no sé lo que se hacía en estos casos, yo miré en internet.  Busqué todo lo que pude para saber qué era la lesión cerebral, cómo tratarla, qué se podía esperar y en mi caso, sobre todo, si había alguna manera de consolar a mi hermana.

Y encontré a Carolina, una mujer colombiana, más o menos de mi edad, la misma profesión y dos hijos exactamente de la edad de los míos. Solo que mientras yo celebraba el nacimiento de mi Nicolás, ella estaba en una UCI de Bogotá con Martín.

Sin embargo, es feliz, ha aprendido a asumirlo y a vivir con ello.  Le escribí pensando que no me respondería, pero lo hizo.  Me ha contestado siempre que me he dirigido a ella.  Es muy probable que nunca nos veamos, pero es como si nos conociéramos.

Cuando alguien habla de los peligros de internet, yo me acuerdo de Isabel, de Carolina, de los padres de Natalia o de Nadia Nerea, de la familia de Guillermo Ortolá

Este tipo de blogs cumplen muchas funciones, algunas familias los utilizan para pedir ayuda (sobre todo en el caso de enfermedades raras), otras personas los escriben simplemente para desahogarse o para ayudar a otros que están pasando algo que ellos ya superaron.  El título es algo en lo que creo firmemente, no son sólo blogs que emocionan, también curan.

Anuncios

4 Respuestas a “Blogs que emocionan, blogs que curan

  1. Precioso, me ha encantado este post. Tienes razón Marta, si no fuera por Internet no tendría la oportunidad de darme el gustazo de compartir tus opiniones, y de comprobar lo bien que escribes. Muchas gracias por compartirlo con todos!

  2. ¡¡¡Bienvenida a la bloggósfera!!! Para mí ha sido muy especial conocerte por este medio y compartir un poco de la vida de cada una. Mucha suerte, comparto tu enlace en mi Blog. ABrazos desde Colombia, Carolina.

  3. Pingback: Las mamás normales | Marta Ferrero·

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s